Cómo limpiar las hojas de las plantas y abrillantarlas

Al igual que cualquier otro ser vivo, las plantas necesitan una buena sesión de higiene de vez en cuando. Para garantizar la buena salud y sanear el crecimiento, es importante que sepas cómo limpiar las hojas de las plantas y realizar alguna poda ocasional al follaje. Te enseñamos a hacerlo a continuación.

Cómo limpiar las hojas de las plantas

¿Por qué limpiar las hojas de las plantas?

Limpiar las hojas de las plantas y quitarles el polvo que se acumula sobre ellas es uno de los cuidados fundamentales para asegurar su buena salud. No es una forma de hablar, es ciencia: si no les quitas el polvo a las hojas, la planta no puede absorber bien la luz solar y le cuesta hacer la fotosíntesis.

Cómo limpiar las hojas en la bañera

Antes de aprender cómo limpiar las hojas de las plantas, recuerda que puedes hacerlo en la bañera (si la planta es grande) o en el fregadero de la cocina (si la planta es pequeña). Lo hagas donde lo hagas, tienes que regular la presión del agua para no hacer daño a las hojas mientras las limpias. Hazlo así:

  • Primero, traslada las plantas con maceta a la bañera o al fregadero
  • Regula el agua hasta que salga tibia y con suavidad
  • Rocía las hojas de las plantas con cuidado, hasta que veas retirarse el polvo y la suciedad
  • Deja las plantas secarse a un lado, antes de moverlas a su sitio correspondiente

Si has limpiado las hojas de las plantas, pero necesitas moverlas a su sitio ya mismo, puedes adelantar el proceso de secado pasando un paño de microfibra seco o papel de la cocina por las hojas. Una vez seques las hojas de las plantas manualmente, trasládalas al lugar correspondiente de la casa.

Cómo limpiar las hojas con agua y jabón

Si limpiar las hojas de las plantas en la bañera o en el fregadero no te convence, puedes aprender cómo limpiar las hojas de las plantas usando agua y jabón. Este método es más rápido y efectivo si las plantas tienen un follaje grande y duro, como es el caso del mantenimiento de la sansevieria. Hazlo así:

  • Utiliza una esponja de tacto muy suave, que no sea abrasiva para evitar dañar las hojas. También puedes utilizar un paño de microfibra que tenga una textura delicada
  • En una tina, pon una cucharadita de jabón para lavar platos y llénala con agua tibia
  • Sumerge la esponja en la mezcla de agua tibia y jabón. Limpia con cuidado las hojas de las plantas hasta que las veas limpias. Enjuaga la esponja de vez en cuando para no esparcir la suciedad

Mientras limpias las hojas de las plantas con agua y jabón, recuerda sostener cada hoja que limpias con una mano para no correr el riesgo de romperlas o dañarlas. Es mejor no practicar este tipo de limpieza en las plantas que tienen las hojas pequeñas y finas, como el mantenimiento de los helechos.

¿Cada cuánto hay que abrillantar las hojas?

Las razones por las que salen las hojas amarillas tiene que ver con el riego incorrecto, la acumulación de polvo y la mala fotosíntesis. Para evitarlo, es importante abrillantar el follaje siempre que veas partículas de suciedad o polvo encima, sobre todo si vas a dejar las ventanas abiertas cerca de las plantas.

Ahora bien, ¿cómo hacerlo correctamente para que las plantas puedan absorber la luz del sol todos los días y hacer bien la fotosíntesis? Sigue leyendo para saber cómo abrillantar las hojas de las plantas.

Cómo quitar el polvo de las hojas

No hay una regla escrita, pero si tus plantas tienen hojas peludas o flores delicadas, es mejor usar un plumero suave o una brocha de pintura. Pero, si tus plantas son más resistentes y duras, es suficiente con que utilices un paño seco que sea de textura delicada. Mira qué pasos seguir en los dos casos:

Con un paño seco

Si eliges usar un paño seco, aprovecha el día que limpias las hojas de las plantas en la bañera o en el fregadero para pasarle el paño y así quitarle los restos de partículas. Hazlo con suavidad y, si notas que el paño se queda atascado por la pegajosidad del follaje, utiliza un cepillo para limpiar setas.

Cómo abrillantar las hojas de las plantas

Con una brocha de pintura

Si te decantas por usar una brocha de pintura para aprender cómo limpiar las hojas de las plantas, vigila el tamaño y el tipo de cerdas que tiene. Para abrillantar el follaje pequeño de helechos y plantas con flores, usa un pincel de cerdas delicadas. Si las hojas son grandes, puedes cambiar de pincel. Hazlo así:

Evita usar una brocha grande con plantas que tienen flores delicadas y elige cerdas suaves si el follaje es pequeño. Sigue pasando el pincel mojado hasta que veas que las partículas de polvo y suciedad se van. Por último, utiliza un plumero normal para secar el follaje de las plantas más delicadas y pequeñas.

Cuándo quitar las hojas de las plantas

Ahora que sabes cómo limpiar las hojas de las plantas, es momento de culminar la sesión de higiene con un pequeño pinzado. Aquí te dejamos los pasos básicos, pero si lo necesitas tienes una guía completa de poda de plantas de interior que te servirá para asegurar el buen crecimiento de las hojas. Haz esto:

  • Recorta todas las hojas secas, decoloradas, marrones o amarillas con una tijera afilada
  • Pinza las flores que veas marchitas o enfermas. Haz lo mismo con las hojas a medio caerse
  • Usa unas tijeras de podar afiladas con las hojas que estén demasiado cerca del tallo

Intenta hacer esto solamente cuando limpies las hojas de las plantas, para no correr el riesgo de estresarlas. Con una sesión de cuidados así, te aseguras de que las plantas están sanas y saneadas para que sigan creciendo por muchos meses. Y si lo necesitas, mira cómo regar tus plantas durante las vacaciones.