Cómo podar plantas de interior sin enfermarlas en 7 pasos

Una forma de garantizar la buena salud de las plantas en casa, evitar plagas y controlar su crecimiento tiene mucho que ver con la poda. Pero cortar las ramas no es tarea fácil, ya que puede estresarlas y debilitarlas antes de tiempo. Mira cómo podar plantas de interior sin tener ningún problema en 7 pasos.

¿Cuándo se podan las plantas de interior?

1. Mira cuándo podar tus plantas

No siempre es el mejor momento para podar tus plantar cuando llegas de trabajar. De hecho, hay plantas que prefieren la poda en otoño y hay otras que no. En el caso de las plantas de interior, la mayoría prefieren que las podes en primavera, cuando hay mucha luz y recuperarse de las heridas es más fácil.

2. Usa tijeras de podar afiladas

Es muy importante que elijas herramientas de poda de calidad, con un buen filo que no vaya a aplastar los tallos y dañar la salud de las plantas a la hora de cortarlas. Siempre limpia y desinfecta las tijeras de poda lavándolas cuidadosamente con agua y jabón y secándolas para que no infectar a las plantas.

También debes preparar tus guantes para no mancharte con la savia pegajosa que sueltan algunas plantas y que puede irritar la piel en algunos casos. Y si vas a podar un arbusto de casa grande, como un ficus, te aconsejamos que uses una lona protectora para recoger las ramas cortadas fácilmente.

3. Cómo podar plantas de interior

Podar una planta en casa no es tan fácil como elegir unas tijeras de cocina y darle unos cortes a las partes que ves demasiado crecidas. Haciendo algo así solo corres el riesgo de cortar mal los tallos y enfermar la planta a largo plazo. Esto es lo que tienes que hacer para saber cómo podar plantas de interior:

  • Primero, busca las partes de la planta de interior que ves en mal estado. Por ejemplo, es posible que la planta tenga hojas o ramas dañadas, secas o descoloradas. Estas son las partes que vas a querer podar antes que nada. Así estás ayudando a que la planta siga creciendo con normalidad.
  • Poda las partes de la planta que están muy juntas, como es el caso de las ramas enredadas o que ves muy cercas las unas de las otras. Es suficiente con reducir algunas ramas y hojas, especialmente aquellas que ves gruesas y que se diferencian del resto. Así evitas la proliferación de hongos.

cómo podar plantas de interior

Por último, puedes darle la forma que desees a tus plantas de interior. Esto ya depende del gusto de cada uno, pero la idea es que solo cortes algunas hojas o la punta de las ramas. Si debes podar un rosal grande, puedes elegir una forma redonda, en pirámide o cuadrada para crear una decoración de ensueño.

3 Técnicas de poda que usan los jardineros

A la hora de aprender cómo podar una planta de interior, puedes elegir entre 3 métodos de poda:

  • La técnica de despuntar consiste en quitar las puntas de los tallos. Se usa cuando quieres evitar que una planta de interior crezca demasiado, o cuando quieres quitar las ramas viejas o dañadas. Aplica esta técnica con el potus, la monstera y el ficus benjamina para mantenerlas con salud.
  • La técnica de pinzar es un método que pellizca los tallos más jóvenes y tiernos. Se usa para estimular el crecimiento uniforme de una planta de interior y para eliminar el exceso de follaje. Aplica la técnica de pinzado con la planta del dinero, la hipoestes y otras plantas tropicales que vivan en casa.
  • La técnica de descabezar consiste en quitar todas las flores marchitas de una planta. Se usa cuando quieres evitar las enfermedades y estimular una mayor floración. Aplica esta técnica con prácticamente cualquier planta con flores, incluida la azalea, la violeta o la rosa de casa.

Escoge la técnica de poda que mejor se adapte a las necesidades de tu planta de interior.

4. No te excedas cortando

Otro punto fundamental para saber cómo podar plantas de interior sin enfermarlas es evitar cortar demasiadas ramas de una sola vez. Como te imaginarás, esta forma de podar tan agresiva solo termina estresando la planta, especialmente si esta es pequeña y frágil, lo que puede causarle enfermedades.

5. Tira las partes enfermas a la basura

Tanto las hojas como los tallos que veas enfermos debes tirarlos a la basura. No los utilices para hacer compost orgánico porque puedes enfermar al resto de plantas con infecciones. En cambio, las partes sanas que has podado las puedes conservar para propagar más plantas en el futuro.

cómo podar una planta de interior

7. Mira si la planta se recupera

Aunque ya sepas cómo podar plantas de interior, el trabajo no termina aquí. Después de cada poda, vigila el estado de las plantas para ver que se recuperan de las heridas y que crecen al cabo de unas semanas. Si ves una planta decaída, no te preocupes, está estresada, pero pronto volverá a su estado normal.

Un truco que hará que esas plantas de interior decaídas después de una poda vuelvan a su estado normal es fertilizarlas con regularidad. Ten en cuenta que lo más seguro es que las plantas fertilizadas van a florecer justo después de cortar los tallos, así que estéticamente no se verán tan bonitas.

Quizá te interese: Trucos infalibles para regar las plantas bien