Cómo plantar ajos: Trucos para estimular el crecimiento del ajo

Los ajos son una de las plantas más populares en la gastronomía y tienen una gran variedad de usos en la cocina. Además, su cultivo es relativamente sencillo y puede ser gratificante verlos crecer en tu propio jardín. En este artículo, te enseñaremos cómo plantar ajos, desde la siembra hasta el cuidado y la cosecha. Sigue leyendo para descubrir todos los trucos para estimular el crecimiento del ajo.

cómo plantar ajos

Cómo se siembran los ajos, paso a paso

Si quieres disfrutar de ajo fresco en tu hogar, puedes cultivarlo tú mismo. En esta guía te explicaremos paso a paso cómo sembrar ajo, empezando por la preparación del suelo hasta la plantación. Ya verás que es una tarea fácil. Mira lo que tienes que hacer aquí:

Paso 1: Preparación del suelo

El primer paso para plantar ajos es elegir un lugar adecuado en tu jardín. Los ajos necesitan recibir al menos 6 horas de luz solar directa al día, por lo que es necesario seleccionar un lugar con exposición al sol. Además, debes asegurarte de que el suelo está bien drenado y de que tiene un pH entre 6.2 y 7.0. Como los ajos necesitas muchos nutrientes para crecer bien, enriquece el suelo con compost antes de la siembra.

Aquí te dejamos tu guía actualizada y fácil de seguir si no sabes cómo se prepara el compost en tu casa.

Paso 2: Selección de los bulbos

La elección de los bulbos es un paso clave antes de la siembra. Selecciona solo ajos de buena calidad, que no hayan sufrido daños ni tengan enfermedades visibles. Puedes comprar bulbos en tiendas especializadas o usar ajos que hayas cosechado en otra ocasión. Por cierto, antes de la siembra separa los dientes de la cabeza, sin dañar el brote. Son los dientes los que tienen capacidad para crecer en el suelo.

Paso 3: Plantación en el suelo

Ahora que ya tienes los bulbos separados en dientes, es hora de plantarlos en el suelo. Primero, haz surcos de unos 10 a 15 centímetros de profundidad en la tierra. Siembra los ajos con el brote hacia arriba, enterrando cada diente a una profundidad de aproximadamente 5 centímetros. Deja una distancia de 15 a 20 centímetros entre cada diente, y entre las filas, para que las plantas crezcan bien.

cómo sembrar ajo

Si te atreves y eres todo un experto en huertas, prueba a usar las técnicas de agricultura vertical para cultivar tus ajos.

Cuidados del ajo para la recolecta, paso a paso

Ahora que ya sabes cómo sembrar ajo, vamos a ver paso a paso cómo cuidar los brotes para garantizar una buena cosecha. Aprender sobre estos cuidados te permitirá cultivar y recolectar el ajo sano, garantizando su frescura y calidad para un uso culinario o medicinal:

Paso 1: Riego y nutrición

Una vez que los ajos están plantados, es importante proporcionarles el riego y la nutrición adecuados para estimular su crecimiento. El riego es esencial para los ajos, especialmente cuando todavía están creciendo. Primero, asegúrate de mantener el suelo ligeramente húmedo siempre, sin encharcarlo. Y segundo, los ajos necesitan unos 2,5 centímetros de agua por semana. Si llueve regularmente, no riegues tanto.

Pero lo fundamental es verificar el nivel de humedad del suelo. En cuanto a la nutrición, los ajos necesitan un equilibrio de nutrientes para crecer sanos y fuertes. Si has preparado bien el suelo antes de la siembra, como te hemos indicado más arriba, es posible que no tengas que fertilizar la tierra conforme crece el ajo. Ahora bien, si notas que el ajo está débil, o que salen hojas amarillas, aplica un buen fertilizante orgánico.

Si no tienes ni idea de qué fertilizante usar, aquí te indicamos los mejores abonos orgánicos para tu huerta.

Paso 2: Control de malezas y enfermedades

Para asegurarte de que tus ajos crecen bien, controla las malezas y prevén enfermedades. Por ejemplo, las malezas compiten con los ajos por nutrientes, agua y luz solar, así que es importante mantener el suelo sin malezas. Haz deshierbes regulares, sin dañar las raíces de los ajos. Y, como los ajos son susceptibles al mildiú y al moho blanco, planta ajos en sitios diferentes cada dos años y nunca encharques la tierra.

Paso 3: Cosecha de ajos

¡La cosecha de ajos es uno de los momentos más emocionantes del proceso de cultivo! Saber cuándo y cómo recolectar los ajos es clave para obtener buenos resultados. La cosecha de ajos generalmente se hace cuando las hojas comienzan a marchitarse y a ponerse amarillas, que suele pasar de 6 a 9 meses después de la siembra. Para cosechar los ajos, usa ¡una pala para aflojar el suelo alrededor de la planta.

siembra de ajos

Cuando hayas aflojado la tierra alrededor de la planta, tira suavemente del tallo hasta que el bulbo salga del suelo. Una vez cosechados los ajos, es importante dejar que se sequen en un lugar seco y bien ventilado durante unas semanas. ¿Por qué no debes saltarte este paso? Porque dejar que los ajos se sequen permite que la cáscara se endurezca completamente para proteger los ajos durante el almacenamiento.

Si sabes cómo plantas ajos pero no tienes muy claro cómo almacenarlos, te dejamos una guía para guardar los bulbos sin dañarlos. También vamos a comentarte qué pasos debes dar para dejar los ajos en un sitio seguro y seco para mantenerlos bien guardados. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo debes almacenar los ajos?

Ya sabes cómo plantar los ajos. Ahora que están listos para su almacenamiento, sigue los siguientes pasos:

  1. Elije ajos frescos y sanos: Para aprender cómo y cuándo se plantan los ajos, selecciona ajos que estén fuertes y sin signos de deterioro. Por ejemplo, evita los ajos que tengan una o más partes blandas o con presencia de moho.
  2. Evita lavar los ajos: No es aconsejable que laves los ajos antes de almacenarlos, ya que la humedad fomenta el desarrollo de moho.
  3. Gurda los ajos en un lugar frío y seco: No solo importa saber cómo se siembran los ajos. También debes almacenarlos en un lugar frío y seco, a temperatura ambiente. Evita la exposición directa a la luz solar, ya que los ajos se ponen verdes y tienen un sabor amargo.
  4. Utiliza una malla o bolsa de papel: Los ajos requieren ventilación para evitar que se acumule humedad y se echen a perder. Puedes almacenarlos en una malla de rejilla o en una bolsa de papel perforada para mantenerlos aireados. Evita guardarlos en bolsas de plástico selladas. Las bolsas de plástico que están selladas pueden crear un ambiente húmedo que es propicio para el moho.
  5. Guarda los ajos lejos de otros productos: Los ajos tienden a conservar un olor fuerte y pueden transferir el aroma a otros alimentos. Por lo tanto, es mejor que guardes los ajos separados de otros productos y evitar que el sabor y el olor se impregnen en otros alimentos.
  6. Revisa el estado de los ajos guardados regularmente: Te aconsejamos que, de vez en cuando, revises los ajos almacenados y que también elimines cualquier bulbo que esté empezando a deteriorarse o que tenga moho para evitar que afecte a los demás.

Siguiendo estos consejos, podrás mantener tus ajos frescos y en buen estado durante un período de tiempo más prolongado.

Quizá te interese: Mantenimiento de trufas en jardines para una cosecha limpia y abundante.

Conclusiones

En resumen, saber cómo plantar ajos es una experiencia gratificante y muy sencilla. Con los trucos adecuados, como seleccionar los bulbos correctos, preparar el suelo adecuadamente y darles el riego y la nutrición adecuados, puedes estimular el crecimiento del ajo y disfrutar de una cosecha exitosa. Recuerda también controlar las malezas y prevenir enfermedades para asegurar el mejor resultado posible.

¿No tienes claro si deberías aprender cómo se plantan los ajos? Mira todos los beneficios medicinales que tiene comer ajo.