Planta Verónica: Cómo cuidarla para que no invada todo el jardín

En césped, campos y prados fríos puedes encontrar la planta Verónica, una flor silvestre que va invadiendo todo el suelo con sus colores rosas, morados, blancos o azules en poco tiempo. Si tienes una casa de campo donde abundan las rocas y las piedras, quizá te interese cultivarla. También puedes usar las verónicas para adornar el borde de los caminos. A continuación te decimos cómo cuidar las verónicas.

cuidados de la planta verónica

¿Qué es la planta Verónica?

La planta Verónica, también conocida como planta Hebe, es un cultivar silvestre que se arrastra por el suelo y lo cubre con sus delicadas flores de color rosa, morado o azul, particularmente en verano y en otoño. Se trata de una planta perenne que se propaga con facilidad, así que casi no tienes que cuidarla. A cambio, tienes un adorno colorido que no atrae muchas plagas ni enfermedades en todo el año.

Características de la planta Verónica

Las características de la planta Verónica que merecen especial mención son sus flores de cuatro pétalos redondeados, que crecen en forma de espigas y que pueden ser rosas, blancas, moradas o azules. Las hojas también son curiosas porque tienen una forma elíptica-ovada y crecen por todo el tallo, con un borde muy ligeramente dentado. En cuanto al tallo de las flores, este es siempre más corto que las brácteas.

El nombre científico de la planta Verónica es Veronica officinalis y pertenece a la familia Plantaginaceae. Se la conoce por atraer abejas y mariposas, pero no emite ningún olor y tiene bayas peludas con unas diez semillas en su interior que hacen que la planta se pueda propagar rápidamente. Son plantas muy duraderas para el jardín, pero si no quieres tener flores invasivas, evita plantarlas en tu campo.

planta verónica

A muchas personas la planta Verónica les recuerda al tomillo, con la diferencia de que la primera no tiene fragancia. Por lo demás, las verónicas son muy recurridas si quieres cubrir el suelo del jardín con florecillas de colores y aprovechar sus cualidades medicinales, que son diversas. La altura máxima de una planta Verónica es de 60 centímetros, pero las variedades más pequeñas no superan los 10 centímetros.

Orígenes de la Verónica

El hábitat natural de las verónicas está en áreas rocosas y bosques fríos donde abundan árboles y arbustos grandes, especialmente en el sur de Finlandia. Esta planta apareció primero en Europa y Asia, pero en poco tiempo se naturalizó también en Norteamérica. Como hay más de una variedad, algunas verónicas son plantas perfectas para cultivar junto a estanques y otras se suelen plantar en bordes de senderos.

La confusión con las verónicas ha sido tal durante tantos años que, al principio, se creyó que compartían parentesco con las higueras. Luego se supo que más bien pertenecían a la familia de los plátanos. Pero lo que más te importa a ti es que todos los tipos de verónicas que existen son muy fáciles de cultivar porque se propagan fácilmente y están acostumbradas a vivir en campos, entre rocas, charcos y árboles.

Cuidados de la planta Verónica

Como sabes, los cuidados de la planta Verónica son muy sencillos y apenas tienes que esforzarte en mantener la flor. Lo más importante es que elijas un sitio del jardín fresco donde cultivarla para que no enferme con molestos síntomas del mildiú. Mira cómo cuidar las verónicas:

Luz
Con sombra
Riego
Escaso
Ubicación
Rocas
Temperatura
4ºC - 8ºC
Tierra
Arenosa
Abono
Equilibrado
Poda
Flores secas

Luz

La planta Verónica soporta tanto el sol directo como la sombra, pero tampoco tienes que pasarte. Por ejemplo, deberías evitar que a las flores les caiga el sol directo si hace mucho calor porque las puede quemar, pero también deberías evitar que estén siempre en la sombra porque no van a crecer bien. Lo ideal es que las verónicas estén en una zona fría donde reciban un poco de luz directa y un poco de sombra.

Riego

La mayoría de verónicas prefieren las sequías antes que los suelos encharcados, sobre todo si ya están bien asentadas en el suelo. Riega las flores solo cuando veas que los primeros centímetros de la tierra se empiezan a secar, pero hazlo con moderación para no encharcar el suelo. Si acabas de plantar las verónicas, riégalas más a menudo hasta que se asienten. Con regarlas una vez a la semana es suficiente.

Ubicación

El mejor sitio donde puedes cultivar la planta Verónica depende de la variedad, pero la mayoría crecen bien en campos frescos donde recibe sol directo por la mañana y sombra por la tarde. Como es una planta que se adapta fácilmente a todos los cambios de temperatura y humedad, no deberías ser exigente con la ubicación. Prueba a plantar verónicas en suelos rocosos donde la tierra no se encharca y drena bien.

También puedes probar a combinar plantas como esta con muebles de jardín para dar un toque especial a los exteriores.

Tierra

La planta Verónica necesita crecer en suelos húmedos que drenen bien y sean arenosos, a ser posible. Esto te sirve si quieres que la planta florezca fácilmente, pero como se adapta bien a todo tipo de condiciones, puedes plantarla en suelos ligeramente arcillosos. El pH ideal para las verónicas es neutro, pero puede sobrevivir en suelos con un pH que sea ligeramente ácido o alcalino. Mira esta guía del suelo ácido.

Abono

El abono no es importante con la planta Verónica porque se propaga con facilidad y no suele tener problemas para florecer en temporada, da igual que la cultives en suelos poco fértiles. Aunque los fertilizantes regulares no son necesarios, sí que puedes usar un abono bien equilibrado en primavera, que es la época perfecta para que las verónicas reciban los nutrientes que necesitan y así encontrarse muy bien.

planta hebe

Poda

No es necesario que podes las verónicas, al no ser que quieras evitar que se propaguen. En ese caso tienes que hacerlo de vez en cuando, usando unas tijeras de podar pequeñas o una cortadora de césped para terminar antes. Es importante que no podes la planta Verónica a finales de verano, sobre todo si vives en una zona donde los inviernos son muy fríos. Así se podrán proteger con las hojas crecidas.

Para más información, mira nuevas formas de proteger las plantas del frío intenso y así no correr el riesgo de que se estropeen.

¿Cuánto crece la Verónica?

La planta Verónica puede crecer y propagarse con mucha rapidez, y esto es algo que debes tener en cuenta antes de cultivarla en jardines. La parte positiva es que es una planta más o menos pequeña y ninguna especie va a superar más de los 60 centímetros de altura. Eso sí, lo que más va a destacar de las verónicas son las espigas de flores, que en algunos casos pueden superar el metro de altura.

¿Dónde plantar una Verónica?

Planta tus verónicas en suelos fértiles que retengan la humedad, pero no se encharquen. Si son verónicas enanas, busca una zona del jardín donde dé suficiente sol y un poco de sombra en momentos puntuales. Y si cuentas con un estanque o un lago, puedes plantar las verónicas más grandes en el borde. Lo bueno de hacerlo es que ya no vas a regar las flores porque siempre tendrán el suelo bastante húmedo.

¿Cuándo florece la planta Verónica?

La planta Verónica florece dos veces todos los años, en primavera y en otoño. Lo mejor es que no tienes que hacer casi nada para estimular las floraciones moradas, azules, rosas o blancas, Lo único que puedes hacer es quitar las flores secas, conseguir que la iluminación no sea extrema y no dejar que el suelo se encharque. Recuerda que estas flores están bien adaptadas a las temperaturas frescas y el calor no les gusta.