Fresias: Guía de cuidados y consejos para potenciar la floración

Las fresias son plantas con flores que se suelen ver en las floristerías gracias su imponente protagonismo en arreglos florales y ramos románticos. Si te encantan las flores perfumadas que dan alegría a tu casa o jardín con su amplia gama de colores, entonces necesitas aprender los cuidados de las fresias.

cuidados de las fresias

¿Qué son las fresias?

En todo el mundo se conoce la fresia (Freesia spp.) por ser un tipo de iris sudafricano que suele venderse muchísimo en la industria floral. Incluye unas 20 variedades de flores que se pueden cultivar en interiores o exteriores, pero todas ellas se caracterizan por sus colores rojos, rosados, blancos o amarillos.

Origen y descubrimiento

Como te decimos, las fresias provienen originalmente de Sudáfrica. Pero no fue hasta que a finales del siglo 19 las descubrió el botánico Friedrich Freese que estas flores coloridas y perfumadas aterrizaron en Europa para volverse todo un éxito. De hecho, la fresia es la flor por excelencia de la época victoriana.

Desde entonces se asocia a la fresia el significado de la inocencia, la pureza y la confianza. Esta bonita simbología, sumada a la larga duración de los pétalos, hacen que las fresias sigan siendo las flores cortadas favoritas para incluir en muchos arreglos y ramos, preparados para toda clase de eventos.

Características de las fresias

Reconocerás las fresias por ser plantas bulbosas como todos los tipos de tulipanes que están cubiertas de espigas florecientes, blancas, amarillas, naranjas o azules. Las flores, en forma de trompeta, desprenden un aroma a fresa o limón. Todo el follaje herbáceo alcanza casi los 40 centímetros de altura.

Hay quienes piensan que las flores rojas o rosadas suelen ser tener un olor más intenso que las flores de color amarillo, blanco o naranja. Si lo que buscas es cultivar las fresias por su perfume, te aconsejamos que optes por estas variedades para aprovechar el olor de las 6 ó 12 flores que crecen por tallo.

Pero lo interesante de las fresias es que sus tallos son muy finos. Conforme se hacen altos, tienen dificultades para soportar el peso de las flores. En este caso, los jardineros te animan a usar estructuras de soporte y rejillas que mantengan estas simpáticas plantas erguidas, sin curvarse hacia el suelo.

¿Cuándo florecen las fresias?

Las fresias florecen en los meses de verano generalmente, pero todo depende de cuándo hayas plantado los bulbos. Por ejemplo, quienes plantan los bulbos en otoño verán florecer la planta a finales de invierno y quienes plantan los bulbos en invierno van a ver florecer la fresia a principios de verano.

flores de fresias

Cuidados de las fresias

Hablemos sobre los cuidados de las fresias. Aquí lo más importante es imitar el hábitat natural de la fresia, es decir, crear un entorno similar al que encontramos en Sudáfrica. Mira cómo hacerlo:

Luz

A las fresias les gusta crecer en pleno sol porque es una de las plantas que crecen bajo la luz directa. Solamente pueden aguantar un poco de sombra por la mañana temprano, pero el resto del día necesitan mucho sol. En casa, procura que la fresia esté cerca de una ventana ubicada hacia el sur.

Riego

Para asegurar el buen crecimiento y la floración de las fresias, deberías mantener el suelo húmedo (40%) y nunca empapado. Riega la planta una vez a la semana en época de floración. Si las hojas se amarillean y empiezan a marchitarse, reduce los riegos. Permite que el suelo se seque entre riego y riego.

También te recomendamos que dejes que las hojas oscurezcan y se marchiten solas. No las quites manualmente. Si estás cultivando las fresias en una maceta, aprovecha que las hojas se están marchitando para almacenar los bulbos en una despensa y volver a plantarlos al año siguiente.

Ubicación

Cultiva la fresia en una zona del jardín donde dé el sol directo y esté protegida de los temporales. En casa, coloca la planta en una ventana soleada que mire al sur. Como esta no es una de esas plantas resistentes a los inviernos duros, asegúrate de que las temperaturas rondan los 18ºC (64ºF) todo el día.

Recuerda colocar unas rejillas y estacas de jardín para que los tallos finos no se curven con el peso de las flores, a medida que la fresia va creciendo. Si no sigues este consejo, es probable que la planta termine con los tallos rotos. En invierno, traslada la fresia a un garaje o patio cerrado. No uses calefacción.

Tierra

El suelo ligeramente arenoso y mezclado con material orgánico, como la turba o el compost, es el más apropiado para cultivar las fresias y mejorar el drenaje. Y si lo que quieres es tener la planta en una maceta, realmente cualquier tierra especial para macetas es suficiente para que la fresia crezca bien.

Lo más importante es que la tierra no se empape de agua y no se encharque, ya que una planta bulbosa como la fresia terminará pudriéndose. Por eso es que deberías aprovechar los beneficios del compost en la tierra para mantener esta planta con flor sana y frondosa, tanto en interiores como en exteriores.

Abono

Al plantar la fresia, fertilízala con un abono floral equilibrado cuando veas los primeros cogollos salir del suelo. Una vez fertilices los primeros brotes de la fresia, es importante que la planta esté bajo el sol directo constantemente. La combinación de la luz y el abono estimula el crecimiento y la floración.

cuidados de las fresias

Poda

La única poda que deberías hacer con la fresia es quitar las hojas que veas amarillentas, pero nada más. Cuando termina la época de floración, vas a notar que las fresias están decaídas. Esto solo significa que la planta está entrando en la fase de hibernación y sigue estando sana. No te asustes y sé paciente.

¿Estás cultivando la medinilla? Mira cómo cuidar la medinilla magnifica en casa.

¿Cómo plantar las fresias?

Dependiendo de dónde quieras cultivar tus fresias, tendrás que seguir unas pautas u otras. Mira:

  • Si quieres cultivar fresias en el jardín, planta los bulbos a finales de primavera en un suelo bien drenado. Coloca el extremo puntiagudo mirando hacia arriba a una profundidad de unos 4 centímetros y con una separación de 5 centímetros entre bulbos. Después de plantarlos, riega en abundancia. ¡Pronto podrás elegir estas plantas para combinar con muebles de jardín!
  • Si quieres cultivar fresias en casa, planta los bulbos en otoño en una mezcla especial para macetas revuelta con un tercio de arena gruesa. No mojes los bulbos al colocarlos con el extremo puntiagudo hacia arriba. Riega bien y pon la maceta a una zona soleada cuando veas los primeros brotes.

Por último, mantén los riegos constantes al salir los cogollos. La clave es que la tierra esté húmeda, pero nunca encharcada. Recuerda tener la planta expuesta al sol tantas horas como sea posible. ¡Y si te encantan las flores en casa, te animamos a ver todas las plantas que se usan en los ramos!