10 Ideas sostenibles para tener un jardín eco con poco dinero

Si quieres reducir tu huella de carbono y ayudar a frenar el calentamiento global, puedes empezar por crear tu propio jardín ecológico. Por ejemplo, ¿sabías que los árboles absorben un montón de CO2 y que puedes salvar las abejas plantando flores que puedan polinizar? Con las siguientes ideas sostenibles que te damos harás un pequeño edén hecho de materiales reciclados que requieren pocos cuidados.

ideas para jardines sostenibles

1. Mejora la salud de la tierra

Las plantas crecen de la tierra, así que para garantizar que tu jardín ecológico derrocha vida necesitas mejorar la calidad del suelo. Piensa que ahí abajo se acumula un montón de carbono escondido que, cuando remueves la tierra, sale a la superficie y se libera a la atmósfera. Para frenar los gases del efecto invernadero durante el calentamiento global, prueba a remover la tierra solamente cuando vas a plantar algo.

Cuando respetas los ciclos del suelo y dejas de alterarlo constantemente con tus herramientas de jardinería también estás respetando el hogar de millones de microorganismos e insectos que viven en la tierra y que ayudan a crear ecosistemas circulares. Pero además puedes aprender a hacer tu propio compost natural para que las lombrices se pongan a descomponerlo y sirva de abono para todas tus plantas.

Y si te parece que hacer tu propio compost no merece la pena, debes saber que por cada kilo de abono casero que usas en tu jardín ecológico estás evitando más de 0,1 kilos de emisiones fósiles de CO2. Al año podrías evitar que la atmósfera acumule más de 5,1 kilos de dióxido de carbono. Mira todos los pasos que tienes que seguir en casa si todavía no sabes bien cómo se hace tu propio compost natural.

2. Cultiva plantas de temporada

Una de las ideas sostenibles que más marcan la diferencia en tu jardín ecológico es saber cuándo cultivar una planta teniendo en cuenta la estación. Esto tienes que aplicarlo especialmente a las plantas con flores. Con ellas atraerás muchos insectos polinizadores que van a encontrar un refugio en tu jardín. Para asegurarte de que hay flores cada mes del año, organiza tu calendario con las semillas que plantarás:

  • Flores de primavera: Rosas, narcisos, jazmines, tulipanes…
  • Flores de otoño: Crisantemos, dalias, pensamientos…
  • Flores de verano: Margaritas, petunias, aves del paraíso…
  • Flores de invierno: Violas, camelias, brezos…

Prueba a recolectar las semillas y almacenar los bulbos para seguir cultivando tus flores todos los años. Así mantendrás el ciclo normal de los abejorros, las avispas, las mariposas o las moscas para que puedas cultivar frutas y verduras en tu huerto. Es una estrategia muy responsable que puedes usar para garantizar que tu dieta sigue siendo sana y que la naturaleza sigue su curso circular, como acostumbras a ver.

3. Pon comida a los pájaros

Los pájaros son importantísimos para el planeta. Por ejemplo, sus excrementos sirven de abono natural para las plantas y aportan nutrientes concentrados en la costa de las playas. También son animales que transportan las semillas de un sitio a otro en el mundo, ayudando a propagar la diversidad. Y a ti te interesa que los pájaros se coman las plagas de tu huerto, así que deberías colgar un comedero en un árbol.

ideas sostenibles

Otra opción que tienes es esparcir semillas para pájaros por todo el césped y en poco tiempo verás que un montón de pájaros se posan sobre tu jardín para empezar a comer. Si no quieres cargarte de tantas responsabilidades, prueba a plantar árboles y arbustos de hoja perenne con bayas. ¿Qué te parece si aprendes a mantener el acebo, la bola de nieve o el cotoneaster en el jardín para dar de comer a las aves?

4. Planta más árboles

Cada vez que se planta un árbol se está frenando el calentamiento global gracias a su capacidad de absorber un montón de dióxido de carbono de la atmósfera y devolverlo en forma de oxígeno. Tú también te beneficias al darle un toque colorido y estructurado al jardín ecológico. Tienes árboles pequeños y árboles grandes, y tu elección depende del espacio que tengas. Si tienes un patio, cuida un árbol de Júpiter.

Si tienes un jardín de tamaño mediano, puedes plantar muchos tipos de arce, perales o abedules que te durarán muchos años. La parte positiva es que podrás disfrutar de colores otoñales muy bonitos. Piensa que plantar árboles tienen un montón de beneficios que también te mantienen feliz y en calma, tal y como demuestran los últimos estudios. Así que no solo cuidas del planeta, también te estás cuidando tú.

5. Recicla los muebles de tu jardín

Saca a relucir tu creatividad reciclando los muebles de tu jardín y demás objetos viejos que tengas en casa. Puedes convertirlos en herramientas nuevas para tu huerto o revestirlos de colores relucientes y darle uso en tu jardín ecológico. Tienes muchas ideas sostenibles para aprovechar los artículos reciclados y dejar de tirar cosas que te pueden servir de mucho. Empieza por comprar papel de lija y pintura.

Otra alternativa que tienes es acercarte a cualquier tienda de segunda mano para ver si hay algún mueble de verano que te interese reciclar. Por ejemplo, puedes probar a llevarte algunas sillas de madera o casitas de hojalata que te sirvan de comedero para los pájaros. Para crear tu propio jardín ecológico es mejor que evites comprar muebles de exterior nuevos, lo cual puede ser tentador cuando llega el verano.

Aquí te dejamos algunos tipos de decoración para tu jardín que puedes imitar para darle un nuevo estilo a tu espacio ecológico.

6. Prepara un estanque

Si tienes suficiente espacio en tu jardín ecológico, es buena idea que prepares el terreno para construir tu propio estanque. Con la subida de temperaturas las sequías son cada vez más pronunciadas y el delicado ecosistema acuático está empezando a sufrir las consecuencias. Por eso, es una buena idea animarte a hacer un refugio especial para los peces y mucha vegetación que plantar cerca de los estanques.

Por ejemplo, prueba a llenar unos cuantos barriles de agua para hacer tu propio estanque. Eso atraerá sapos, pájaros y erizos al jardín. Lo bueno de crear ecosistemas es que muchos de esos animales se comen plagas que amenazan las hortalizas de tu huerto. También debes tener en cuenta que los estanques poco profundos se suelen congelar cuando llega el invierno. Diseña un estanque que sea un refugio seguro.

7. Utiliza máquinas eléctricas

Si quieres hacer un jardín ecológico, tienes que despedirte cuanto antes de las máquinas y herramientas de jardinería que funcionan con gasolina. Estas máquinas emiten una media de 0,8 kilos de carbono por litro de gasolina que consumen, además de la contaminación acústica que provocan. Como no quieres que esto pase, sustituye las herramientas que funcionan con gasolina por las eléctricas.

Las máquinas eléctricas para el jardín son ideas sostenibles esenciales porque no usan combustibles fósiles que emiten CO2 a la atmósfera. Tampoco producen otros contaminantes nocivos y, como no dependen de carburadores ni generadores, emiten mucha menos contaminación acústica. Si usas máquinas eléctricas ahorras la misma cantidad de carbono que si dieras la vuelta al mundo 30 mil veces.

Quizá te interese: Por qué usar huertos inteligentes para cultivar plantas

8. Deja de usar turba

La turba es un fertilizante bueno para equilibrar el pH de la tierra en macetas, pero tiene efectos negativos para el medio ambiente que no te convienen en un jardín ecológico. Para extraer la turba se explotan turberas, unos ecosistemas naturales que contienen grandes cantidades de carbono. También se libera mucho metano y se va erosionando el suelo de esos lugares tan delicados. Debes dejar de usar turba.

ideas sostenibles

La extracción de turba destruye hábitats, libera carbono que se esconde debajo del suelo de las turberas y aumenta el riesgo de inundaciones en el mundo. La preservación de las turberas naturales, lejos de la explotación, es una lucha contra el cambio climático que se mantiene activa hoy en día. Recuerda que puedes sustituir la turba por hojas secas o compost natural para las plantas de tu jardín ecológico.

Mira por qué el compost natural es una forma de reciclar residuos y proteger tu jardín.

9. Usa un depósito de agua

Instalar un depósito de agua que recoja todo el agua de lluvia que va cayendo del tejado es una de las mejores ideas sostenibles que puedes tener para tu jardín ecológico. Así no tendrás que usar una manguera siempre que quieras regar tus plantas y árboles, además de que es una forma de ahorrar más cantidad de agua tan necesaria para el planeta. Con el depósito podrás reducir el desperdicio de agua actual.

Piensa que el cambio climático está haciendo que los patrones climáticos cambien y el agua escasee cada vez más. Intensificar al máximo la disponibilidad del agua es imprescindible para evitar la escasez y poder regar tus plantas con normalidad. También estás evitando que muchas comunidades en todo el mundo sufran los impactos negativos del calentamiento global y tengan suficiente suministro de agua.

10. Cambia las baldosas por tierra

Todas las plantas, pero especialmente las plantas perennes, son increíblemente importantes para almacenar el carbono y dar calor a una media de 90 mil hogares durante un año. Para contribuir al cambio puedes quitar baldosas del jardín y sustituirlas por plantas. Puedes elegir entre herbáceas, arbustos o árboles y tienes que dejarlos que crezcan hasta hacerse adultos para sacarles el máximo partido.

Mira por qué los bosques son la solución contra la contaminación de plástico.