Principales problemas medioambientales que afectan a las plantas

Los tiempos actuales se han vuelto especialmente desafiantes con los principales problemas medioambientales al que se enfrenta el mundo. De hecho, muchas enfermedades y deterioro que ves en las plantas alrededor del planeta los produce la contaminación a nivel global, que es de lo que vamos a hablar en el siguiente post. Mira cómo afectan los problemas medioambientales a la vegetación y de qué se tratan.

problemas ambientales

Estrés en las hojas por sequía

El estrés en las hojas de las plantas que está producido por la sequía es más común de lo que puedas pensar, especialmente en los huertos, donde las cosechas se acortan. Pero también puedes ver los efectos dañinos de la sequía en tu jardín si notas que las hojas están amarillas, decaídas o secas. No siempre la sequía es la causa del estrés, pero estos problemas medioambientales están cada vez más presentes.

Por ejemplo, hay hojas de plantas que tienen quemaduras repentinas en los bordes y parecen que están completamente secas. En las plantas con flores también se pueden ver las flores y los capullos descoloridos por el efecto de las sequías. Lo malo de esto es que las plantas van dejando de crecer o incluso llegan a marchitarse. A veces, regar frecuentemente las plantas puede recuperar el verdor de las hojas.

problemas medioambientales en España
Hojas decaídas por la sequía

Como te imaginarás, gastar muchas cantidades de agua para regar las plantas que ya están estresadas o secas por las consecuencias prolongadas de la sequía en todo el mundo no es la mejor solución para el medio ambiente. Por eso, se están buscando nuevas estrategias sostenibles para jardines eco que no te hagan a ti gastar tanto dinero ni supongan un daño considerable al planeta a largo plazo.

Clorosis férrica por temperaturas extremas

La clorosis férrica en las hojas de las plantas causada por las temperaturas extremas es otro de los principales problemas medioambientales que están afectando a la vegetación hoy en día. Esta enfermedad hace que las hojas se vuelvan amarillas porque van perdiendo clorofila. En resumen, es como si tus plantas se marchitaran lentamente. Esta enfermedad lo provocan las emisiones de gases como el óxido de azufre.

Pero también lo provocan otros gases tóxicos como el óxido de nitrógeno. Este tipo de gases lo suelen producir sobre todo los barcos internacionales, que contribuyen mucho a las emisiones de gases del efecto invernadero. Cuando esos gases llegan a las plantas puedes ver que las hojas nuevas son las que más se resienten, pero las venas permanecen verdes. Luego la clorosis se extiende a las hojas bajas.

Pero es verdad que no vas a ver los efectos de la clorosis férrica en todas las plantas. De hecho, es mucho más común que veas los efectos de la clorosis férrica en los robles o en los abedules que están plantados muy cerca de los ríos, dado que los ríos pueden estar un poco contaminados. Y por cierto, si estás cuidando un rododendro en el jardín, entonces es más importante aún que lo protejas de esta enfermedad.

Lesiones por el exceso de ozono

Con los problemas medioambientales cada vez más presentes en el mundo, es mucho más común encontrarte con lesiones en las plantas por un aumento gradual del ozono. Algunos síntomas del daño a la vegetación por el exceso de ozono en el aire son las quemaduras en hojas marginales y manchas irregulares que pueden ser de color blanco, marrón oscuro o claro. Lo peor de todo es que afectan a cualquier planta.

Esto es porque el ozono es el contaminante más dañino para la vegetación. Piensa que el ozono puede viajar a grandes distancias y causar lesiones incluso a plantas que están lejos del origen contaminante. Quizá sepas que el ozono puede generarse durante las tormentas eléctricas, pero este no es dañino para las plantas. En cambio, el ozono que sale del tubo de escape de los coches sí es excesivo para las plantas.

Ahora bien, la magnitud del daño depende tanto de la concentración de ozono como de la sensibilidad de las plantas y el tiempo que estén expuestas al contaminante. Como te habrás dado cuenta, solucionar este problema por ti solo no es cosa fácil. Eso es lo que hace que sea tan importante conocer las diferencias entre el calentamiento global y los gases del efecto invernadero y encontrar una solución.

Quemaduras por el calentamiento global

Cada vez es más probable que las hojas de las plantas sufran quemaduras por el efecto del calentamiento global en todo el mundo. Puedes ver las quemaduras de tus plantas cuando sus hojas se vuelven amarillentas o se oscurecen entre las venas principales. Todos estos síntomas se suelen identificar sobre todo después de un viento seco que va alternando con periodos de mucho calor y nada de humedad.

Estos principales problemas medioambientales hacen que las plantas sean más susceptibles de sufrir el ataque de plagas y un montón de enfermedades porque van a estresarlas mucho. Como el calentamiento global se hace más intenso en regiones donde el calor es frecuente y las temperaturas son habitualmente altas, en estas zonas donde la vegetación tiene más dificultades para crecer, desarrollarse y sobrevivir.

principales problemas medioambientales
Hoja quemada por el calor intenso

Por ejemplo, si allí donde vives es común que haga viento seco y el sol sea muy intenso a casi toda hora, ten por seguro que tus plantas van a sufrir alguna que otra quemadura en las hojas. Aquí es mejor que traslades las plantas en macetas a un lugar protegido del viento y el calor directo del sol. También deberías evitar cultivar plantas en suelos arenosos o con graves que restrinjan el crecimiento de las raíces.

Piensa que las plantas tienen mecanismos de defensa contra el calor que contaminan el aire. Ahora los científicos saben que algunos árboles producen isopreno y contaminan la atmósfera.

Quema invernal en los árboles

Los inviernos se están volviendo más fríos con el derretimiento de los glaciares, que hace que el aire frío viaje por todo el mundo. La bajada extrema de temperaturas hace que las plantas, pero especialmente los árboles, se resientan. Los daños principales son las grietas y quemaduras en las ramas o en la capa exterior de la corteza. Esto es más común en arces, manzanos, fresnos o hayas, por ejemplo.

El efecto de las grietas por heladas se desarrolla desde finales del invierno hasta principios de la primavera. Lo que vas a notar es que la corteza y la madera de los árboles están agrietadas, sobre todo en los árboles de hoja perenne. En cambio, cuando hay quemaduras por el exceso del frío vas a notar que hay decoloración amarillenta, marrón o rojiza. Las quemaduras son habituales en abetos y pinos, por ejemplo.

Lo malo de las quemaduras invernales y las grietas causadas por el frío extremo y repentino es que no son fáciles de identificar hasta que no han pasado meses e incluso años. A veces te puede pasar que no veas los síntomas claros de quemaduras invernales hasta que no llegan los primeros días del verano, pero hay casos en los que tienes que esperar años. El daño es grave si el árbol está expuesto al sol y al viento.

Evita cultivar variedades que no aguanten los inviernos y elige plantas que puedan sobrevivir a las heladas.

Daños por contaminantes del aire

Son muchos los contaminantes ambientales que están provocando daños severos en tus plantas del jardín. El nitrógeno y el dióxido de azufre son algunos de los componentes que más lesiones causan en la vegetación, la cual va absorbiendo los metales del aire. El tema es que este tipo de problemas medioambientales lo provocan la electricidad, los coches y un montón de trabajos industriales típicos de hoy en día.

principales problemas medioambientales
Hoja lesionada por contaminantes ambientales

Y dirás, ¿cuáles son los síntomas de que una planta está enferma por los contaminantes del aire? Pues vas a notar que la planta tiene daños en las hojas y que los árboles van decayendo con el paso de los años. Recuerda que este es un daño silencioso y lento. Es fácil asumir que una planta está enferma por otro motivo. Lo bueno es que hay algunas plantas que son más resistentes a la contaminación ambiental.

Como ves, para las plantas no solo es un desafío la acumulación de plásticos que contaminan la naturaleza. También es crucial disminuir el exceso de gases nocivos en el aire, que no se limita a las regiones urbanas y suburbanas, sino también a las zonas más alejadas. Los principales problemas medioambientales vienen provocadas por gases invisibles, partículas de humo o polvo y aerosoles tóxicos.