Reciclar residuos y reutilizarlos: Así estás protegiendo la naturaleza

El reciclaje es una de las prácticas más beneficiosas para cuidar del medio ambiente. Cuando reciclas materiales potencialmente contaminantes estás ahorrando en recursos, energía y agua, además de que dejas de emitir gases del efecto invernadero. Como ves, reciclar residuos no es solo una moda, también es la solución al problema climático. Ahora bien, ¿cómo afecta el reciclaje a la naturaleza? Vamos a verlo.

reciclar residuos

¿Qué es el reciclaje de residuos?

El reciclaje de residuos es la descomposición de desechos para convertirlos en productos útiles el día de mañana. Esta práctica está dentro de las tres erres más sostenibles del mundo: reducir, reutilizar y reciclar. Como te imaginarás, reciclar residuos es una idea ecológica que evita que muchos materiales sólidos vayan a parar a los vertederos, donde se acumulan muchos gases tóxicos y la contaminación aumenta.

La desviación de residuos y materiales sólidos lejos de vertederos evita la contaminación agresiva. Es un gesto individual que marca la diferencia porque beneficia a la economía, a tu comunidad y al medio ambiente. Siempre que tienes un objeto imposible de reutilizar o reducir, es hora de reciclarlo y dejar que otras organizaciones sepan encontrarle un uso diferente. Solo así se reduce el impacto medioambiental nocivo.

10 tipos de residuos que puedes reciclar

Si todavía no practicas el reciclaje en casa y no tienes claro qué se puede reciclar y qué no, estate atento que te lo contamos todo:

1. El plástico

Todo lo que está hecho con plástico tiene un punto en su contra: tarda al menos una década en descomponerse del todo. Imagínate que estás comiendo y un bocado delicioso se te atraganta; lo más seguro es que te siente mal. Pues lo mismo le pasa a la Tierra, que no tiene manera orgánica de quitarse el plástico de encima. La contaminación medioambiental del plástico es dañina, pero se puede reciclar.

Por ejemplo, el reciclado con botellas plásticas puede servir para fabricar alfombras, ropa e incluso piezas para automóviles. Lo mismo pasa al reciclar envases, que de otra forma tardarían tiempo en degradarse. ¿Ese táper que está roto y has tirado a la basura? Irá a parar a un vertedero, donde permanecerá hasta 450 años hasta descomponerse. Allí producirá un montón de gases tóxicos. No queremos que eso pase.

2. Los equipos electrónicos

El reciclaje electrónico es realmente moderno porque incluye toda la chatarra de equipos electrónicos, como teléfonos móviles rotos, monitores que no se encienden o piezas de televisión sin funcionar. El problema de esta chatarra es que cada producto está hecho de cientos de piezas con materiales distintos, como metal, vidrio o epoxi. Esto es lo que se reutiliza con el reciclaje de equipos electrónicos.

Por ejemplo, el oro, el paladio, la plata o el cobre que contienen los teléfonos móviles más modernos se recogen para reutilizarlos en otros dispositivos. Ahora bien, ¿en qué tipo de contenedor se pueden dejar todos los equipos electrónicos que desechas? Pues tienes un montón de contenedores disponibles que se llaman Puntos Verdes. Dona tu electrónica allí para repararla o usar los materiales con otros fines.

3. Los metales

Ahora que hablamos sobre el reciclaje electrónico, es hora de comentar algo sobre los metales. Seguro que ya sabes que estos materiales son naturales y que provienen de la tierra. Aunque te parezca una tontería, esto hace que los metales sean difíciles de reciclar porque hay docenas de tipos. ¿Qué es lo bueno? Pues que una persona normal y corriente suele usar metales que se pueden reciclar al mismo tiempo.

4. El vidrio

Si te parecía que el plástico tarda demasiado tiempo en degradarse, el vidrio tarda hasta un millón de años en descomponerse totalmente. Este dato hace que sea urgente reciclar todos los materiales desechados que contengan vidrio. Y `por si fuera poco, el vidrio también tiene un montón de contenido en arena que, aunque te sorprenda, está escasa en la actualidad. Por eso, no dudes en reciclar residuos de vidrio.

5. La ropa y textiles

Piensa en las sábanas viejas de tu cama, la mantelería, las cortinas manchadas, los trapos, la ropa rota y otros tipos de textiles. Estos materiales se pueden reciclar para reducir los residuos sólidos urbanos, de lo contrario, permanecen cientos de años descomponiéndose en vertederos. Si envías tu ropa vieja y otros textiles desechados a contenedores especiales, habrá quienes los limpien, trituren y vuelvan a coser.

reciclar residuos

6. El cartón

El cartón es un material muy similar al papel, pero es más grueso que este, menos plegable y más rígido. Una tarjeta de felicitación o una caja de zapatos son ejemplos del cartón. Como ves, muchas veces se habla del reciclaje de papel y cartón porque hay quienes los consideran el mismo material. Pero también tienes los tableros de fibra, hechos de tres capas, que se suelen reciclar en contenedores separados.

7. Los neumáticos

Los neumáticos se suelen desechar incluso cuando queda todo el material disponible para reutilizarse, más allá de que la goma esté desgastada o que se desinfle. El reciclaje de residuos tan grandes como el del caucho comercial es importante porque ocupan demasiado espacio en los vertederos. ¿Cuál es la mala noticia? Que los neumáticos son materiales difíciles de reciclar y se suelen quemar para eliminarlos.

La solución que se está empezando a aplicar hoy en día es la venta de neumáticos viejos que están cubiertos con caucho nuevo. A esto hay que sumarle que la tecnología no deja de avanzar a pasos agigantados: ya hay un montón de materiales utilizados para los neumáticos que son biodegradables y que pueden reutilizarse una y otra vez. Si tiras neumáticos desgastados, busca un contenedor específico para ellos.

8. El papel

El reciclaje de papel es seguramente el más sencillo de todos, pero cada país tiene sus propias regulaciones para hacerlo. Hay países que te permiten separar todo el papel para reciclarlo y hay otros que te obligan a separar el papel normal del que está recubierto de plástico, como un envase de zumo. En el último caso se sigue un procedimiento especial para quitar el pegamento, el plástico y otros residuos.

9. Las baterías

Parte del reciclaje de residuos incluye deshacerte de las baterías en contenedores específicos para ellas. Todas las baterías y las pilas tienen un montón de metales pesados y productos químicos tóxicos que no pueden descomponerse en un vertedero si quieres proteger el planeta. Todas las baterías de litio, las pilas alcalinas y las de zinc pueden reciclarse en receptáculos repartidos por muchas áreas de la ciudad.

10. Los residuos orgánicos

Todos los días hay mucha comida que no se consume y que va a parar a contenedores normales. La comida es el material más biodegradable de todos y puedes empezar a reciclar tus residuos orgánicos convirtiéndolos en abono orgánico para tu jardín. Imagínate que puedes mejorar la salud de tus plantas con las cáscaras del huevo o la naranja que te has comido. Incluso puedes usar los posos de café como abono.

reciclar residuos

Y hablando de la cocina, aquí te enseñamos cómo puedes usar el café para fertilizar tu jardín.

¿Por qué deberías reciclar residuos?

Saber qué materiales puedes reciclar es genial, pero no es suficiente para entender por qué es importante reciclar residuos. No solo se trata de proteger el medio ambiente, que ya es mucho. También es una forma de ahorrar energía, conservar recursos y generar empleo. Mira:

  • El reciclaje en casa es un gesto pequeño que frena la proliferación de vertederos. Todos los desechos sólidos que están acumulados en los vertederos no dejan de emitir gases del efecto invernadero a la atmósfera, a medida que se descomponen lentamente. Para evitar que las plantas afecten a la contaminación del aire con un aumento excesivo de la temperatura es muy aconsejable seguir reciclando.
  • Reciclar envases, papel y otros materiales desechables crea empleos. Quizá te sorprende este dato, pero piensa que el cambio de tu estilo de vida hace que también nazcan nuevas oportunidades para el resto de la población. Por ejemplo, solamente un país puede llegar a crearse más de un millón de puestos de trabajo nuevos cuando se alcanza el 75% de tasa de reciclaje.
  • El reciclaje de papel y otros residuos ayuda a conservar los recursos naturales. Cada vez que estás reciclando papel, ayudas a que se talen menos árboles y a frenar la deforestación en bosques como el Amazonas. Incluso el solo gesto de separar los metales sirve para reducir la minería y la necesidad constante de extraer materias primas del suelo.
  • Reciclar residuos ahorra energía. ¿Sabías que al reciclar estás evitando que las fábricas no emitan tantos gases del efecto invernadero cada vez que producen productos nuevos? Por ejemplo, solamente con reciclar aluminio estás ahorrando un 90-95% de energía que se usa para fabricar aluminio hecho con mineral de bauxita. Así proteges la atmósfera de recibir más impacto negativo de gases tóxicos.

Como ves, siempre que te pones a reciclar en casa estás beneficiando al medio ambiente y a la economía en todo el mundo. Cuando dejas de usar productos recién fabricados estás acortando la extracción de combustible y minerales del suelo, pero también estás protegiendo los ecosistemas vulnerables y la vida silvestre. Ahorras en agua y energía que se usa para hacer plástico, papel y otros materiales.

El compostaje, un abono orgánico hecho de residuos

El compostaje es un ejemplo perfecto de reciclar residuos y reutilizarlos. Cuando haces tu propio compostaje con restos de comida, hojas secas, malas hierbas y ramitas estás aprovechando los recursos de la naturaleza para devolvérselos a las plantas. Es un proceso muy sencillo que acelera el crecimiento del jardín y refuerza su salud, al aportarle nutrientes que probablemente necesite. Pero ¿cómo se prepara?

  • Se separan los desechos de comida y del jardín que vas a usar en el compostaje
  • Se retiran los materiales que no sean compostaje
  • Se trituran todos los desechos que van a formar parte del compostaje
  • Se coloca el compostaje en un contenedor grande, al aire libre, para que se descomponga
  • Las enzimas y bacterias terminan de crear el abono natural en unas semanas

Así es como consigues tu compostaje natural, sin gastarte dinero. Este material natural se puede utilizar para mejorar la porosidad del suelo y retener más agua, para aportar nutrientes vegetales como el nitrógeno, el carbono o el potasio, y para disminuir la erosión del suelo. También es una forma inteligente de atraer más microorganismos a la tierra, como los gusanos y las bacterias. ¡Empieza a reciclar residuos!