Fertilizante para plantas: ¿Cuántos tipos hay y cuál te conviene?

Usar un buen fertilizante para plantas es la mejor manera de proporcionarles los nutrientes necesarios y conseguir que crezcan sanas. Además, como es un producto que contiene los componentes esenciales para el correcto desarrollo de las plantas, se ha vuelto totalmente indispensable en el mundo de la jardinería. Mira todos los tipos de fertilizantes para plantas que existen y cómo hacer tu fertilizante casero.

6 Tipos de fertilizantes para plantas en el mercado

No todas las plantas necesitan el mismo tipo de fertilizante. Por eso, necesitas saber en qué consiste cada uno de los que hay disponibles en el mercado y qué nutrientes contienen para que tus plantas estén frondosas y fuertes. Mira todos los tipos de fertilizantes para plantas:

Fertilizantes químicos, con nutrientes sintéticos

Los fertilizantes químicos son aquellos que contienen nutrientes en forma sintética. Es decir, son fertilizantes que se han fabricados directamente en laboratorios. Por lo tanto, estos productos son de rápida absorción y proporcionan los nutrientes de manera inmediata. Aunque parezca ideal para el crecimiento de las plantas, usarlos excesivamente es perjudicial para el suelo y el medio ambiente.

fertilizantes para plantas

Por cierto, ten en cuenta que los tipos de fertilizantes químicos se dividen en tres categorías principales:

  • El fertilizante para plantas nitrogenado contiene mucho nitrógeno, que es un componente esencial para que las plantas hagan bien la fotosíntesis, para que las raíces sigan creciendo y se sigan formando tallos, hojas, flores y frutos.
  • Los fertilizantes fosfatados son ricos en fósforo, un nutriente esencial para la síntesis de proteínas, la generación de energía y la formación de flores y frutos en las plantas. En resumen, los fertilizantes fosfatados mejoran la salud y productividad de las plantas.
  • El fertilizante para plantas potásico aporta grandes cantidades de potasio, uno de los nutrientes esenciales para la fotosíntesis, la síntesis de proteínas y carbohidratos, la regulación de la presión osmótica, la resistencia a enfermedades y al estrés ambiental.

Como ves, todos estos tipos de fertilizantes aportan nutrientes que las plantas necesitan para crecer y desarrollarse bien. Eso sí, no te olvides de lo crucial que es que sigas las indicaciones del fabricante. ¡Así no sobrefertilizarás las plantas ni empeorarás el estado de la tierra!

Fertilizantes orgánicos, con nutrientes naturales

Los tipos de fertilizantes orgánicos son los que están hechos con estiércol, compost, humus de lombriz, etcétera. Es decir, son fertilizantes caseros para plantas que cuentan con componentes naturales y ultra beneficiosos para el suelo. Tienen estas características:

  • Aportan nutrientes de manera gradual
  • Mejoran la estructura del suelo
  • Son más respetuosos con el medio ambiente
  • No generan residuos tóxicos

fertilizante para plantas

Tienes que usar fertilizantes orgánicos si buscas una alternativa respetuosa con el medio ambiente para nutrir tus plantas. Lo malo es que los nutrientes de estos productos se liberan muy lentamente si los comparas con los fertilizantes químicos. Tardarás en ver los efectos.

Fertilizantes líquidos, de rápida absorción

Los fertilizantes líquidos vienen en forma de solución concentrada y se tienen que diluir en agua antes de usar. Como son productos de rápida absorción, te convienen si lo que buscas es una alternativa más práctica y fácil de usar. Recuerda que hay fertilizantes líquidos químicos y orgánicos, por lo que es muy importante que dediques un tiempo a leer la etiqueta del producto antes de que lo compres.

Fertilizantes minerales, de liberación controlada

Si hay un fertilizante para plantas que se utiliza ampliamente en el sector agrícola, ese es el fertilizante mineral. Este producto químico cuenta con una amplia gama de nutrientes esenciales (nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, calcio y otros componentes), todos ellos indispensables para que las plantas crezcan sanas y fuertes. Hay fertilizantes minerales que se venden en forma de polvo, gránulos o líquidos.

¿En qué casos necesitas usar fertilizantes minerales llenos de nutrientes? Mira:

  • Si quieres corregir deficiencias de nutrientes en las plantas
  • Si buscas mejorar la estructura del suelo para estimular el crecimiento de las raíces
  • Si tus plantas tienen hojas amarillas, crecen poco o se les caen las flores

Este tipo de fertilizante para plantas funciona liberando los nutrientes esenciales de manera gradual y controlada, para evitar dañar el suelo y no aplicar un tratamiento demasiado agresivo a las propias plantas. Su objetivo es estimular la formación de proteínas, el desarrollo de raíces fuertes y producir más flores. También hace que las plantas combatan enfermedades y luchen contra el estrés ambiental.

Fertilizantes nitrogenados, con amonio y nitrato

Los fertilizantes para plantas nitrogenados contienen nitrógeno en forma de amonio y nitrato, perfectos para que las raíces los absorban fácilmente. Se utilizan si lo que quieres es enriquecer el suelo y ayudar a que tus plantas se desarrollen bien, aportando más proteínas, enzimas y clorofila. Son fertilizantes pensados especialmente para mejorar la calidad y cantidad de los cultivos dentro de tu huerta.

Fertilizantes de liberación lenta

El fertilizante para plantas de liberación lenta es un producto químico u orgánico que libera nutrientes gradualmente, por lo que sus efectos positivos tardan en notarse. Es el mejor producto cuando tienes terrenos de cultivos o jardines grandes y prefieres dedicarles menos tiempo al mantenimiento. Según el tipo de fertilizante de liberación lenta que adquieras, puede tener uno de estos efectos:

  • Promueve la acción microbiana del suelo para descomponer los nutrientes naturalmente y poco a poco
  • Controla la velocidad en que se liberan los nutrientes gracias a que se va descomponiendo la capa protectora

fertilizante casero para plantas

Te recomendamos estos fertilizantes para plantas que crecen lentamente y que requieren nutrientes todo el tiempo. También son los más adecuados para evitar la sobrefertilización y reducir la lixiviación de nutrientes hacia las capas más profundas del suelo.

Fertilizantes caseros para plantas más populares

Los fertilizantes caseros para plantas son ideales cuando estás cuidando tu propio jardín ecológico y sostenible con el medio ambiente. Así que, si prefieres utilizar un fertilizante casero para plantas que sea rico en nutrientes, aquí te dejamos algunas ideas para preparar en casa:

Compost líquido

El compost líquido es una fuente de nutrientes muy importante para las plantas. Haz esto para prepararlo:

  • Pon restos de alimentos orgánicos, como cáscaras de frutas y verduras, en un recipiente con agua
  • Deja que se descompongan durante unos días
  • Cuela la mezcla descompuesta y utiliza el líquido que ha quedado como fertilizante para plantas

El compost líquido orgánico proporciona nutrientes esenciales y microorganismos beneficiosos. También aporta muchísimos nutrientes, como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, y magnesio. Así mejoras la fertilidad del suelo y haces que las plantas crezcan fuertes.

Infusión de ortiga

¿Sabías que la ortiga es una planta rica en nutrientes que se puede usar para fertilizar el jardín? Hazlo así:

  • Pon hojas de ortiga en un recipiente con agua
  • Deja el recipiente reposar durante varios días
  • Cuela la mezcla y utiliza el caldo como riego

La infusión de ortiga es rica en nutrientes como nitrógeno, potasio, hierro, zinc, calcio y magnesio. Además, contiene compuestos biológicamente activos que fortalecen el sistema inmunológico de las plantas, haciéndolas resistentes a enfermedades y plagas.

Cáscara de huevo

Las cáscaras de huevo son una excelente fuente de calcio para las plantas. Hazlo así:

  • Tritura las cáscaras de huevo
  • Espárcelas alrededor de tus plantas

fertilizantes para plantas

Con el tiempo, las cáscaras se descompondrán y liberarán calcio en el suelo.  Además de calcio, las cáscaras contienen otros minerales como el magnesio, el potasio y el fósforo. En definitiva, este fertilizante para plantas barato ayuda a que las plantas crezcan fuertes y sanas.

Café molido

El café molido es un fertilizante para plantas casero que aporta mucho nitrógeno, potasio y otros minerales beneficiosos para el crecimiento. Además, como el café es un abono ácido, también acidifica el suelo para las plantas que necesitan un pH bajo, aumenta la retención de agua y actúa como un repelente natural tanto de hormigas y babosas. Por lo tanto, utiliza este fertilizante especialmente para tus huertas.

Recuerda la importancia de mezclar el café como abono en cantidades moderadas y junto a otros tipos de abono orgánico. Prueba, por ejemplo, a utilizar los beneficios del compost junto a los beneficios del café molido como fertilizantes para plantas.

Agua de plátano

El agua de plátano es un fertilizante para plantas casero muy fácil de preparar, solo tienes que dejar las cáscaras de plátano remojadas en agua durante varios días. Después, el caldo resultante lo puedes utilizar como parte del riego de tu jardín y huerta. Lo que conseguirás con este fertilizante es aportar los nutrientes fundamentales para el desarrollo normal de las plantas, como el potasio, el magnesio y el fósforo.

¿Qué fertilizante casero para plantas es mejor?

Ahora que conoces todos los tipos de fertilizantes para plantas que existen en el mercado, es hora de que te hagas con el mejor para estimular el buen crecimiento de tus plantas, mejorar la tierra y la retención de agua. Los jardineros suelen optar por una opción económica y sencilla. Para ellos, el fertilizante casero para plantas con compost es el mejor porque es muy fácil de hacer con comida, hojas y ramas secas.

Pero hay más razones por las que los expertos prefieren usar compost:

  • Es un fertilizante para plantas efectivo
  • Te permite aprovechar los residuos orgánicos en vez de tirarlos al vertedero
  • Es un fertilizante totalmente sostenible
  • Es rico en muchos nutrientes diferentes

fertilizante para plantas

Al ser un producto natural, el compost no contiene químicos ni elementos nocivos para el medio ambiente. Eso sí, ten en cuenta que debes remover el compost periódicamente para acelerar el proceso de composición y dejarlo siempre húmedo y aireado. Así dispondrás de uno de los fertilizantes caseros para plantas más valorados por los expertos, debido a su efectividad y a lo económico que es.

Conclusión sobre el fertilizante para plantas

Cada planta tiene sus propias necesidades nutritivas que un buen jardinero debe cubrir con la ayuda de un buen fertilizante para plantas. Aunque el mercado ofrece un montón de opciones distintas, que van desde fertilizantes químicos y orgánicos hasta líquidos y minerales, es tu papel decantarte por uno u otro dependiendo de cuáles sean tus objetivos. Siempre debes seguir las indicaciones del fabricante.

Piensa que cada fertilizante tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, un fertilizante para plantas casero tiene la ventaja de que es sostenible, pero quizá no es tan rápidamente efectivo como los fertilizantes para plantas químicos. Ante todo, lo más importante es evitar sobrefertilizar tus plantas. Es la mejor manera de proteger la tierra y conseguir que tu jardín y huerta crezcan con salud y fuerza.